Unos ríen pero Hermann Tertsch está en un hospital.

diciembre 8, 2009 § 5 comentarios

La democracia no advierte de su salud a través de la libertad  de la que hace uso un  servidor de su patrón, sino de la que goza aquel que desde la independencia dice lo que piensa. Un periodista tan crítico como es Hermann Tertsch (Hermann Tertsch del Valle-Lersundi) tiene amigos enormes y acérrimos enemigos. Del respeto a personas como esta nos habla la libertad y nos cuenta la democracia.

Tertsch siempre ha estado en la polémica, es su personalidad, aunque es cierto que en los últimos días esta trataba sobre la utilización de su persona  por parte de Wyoming y su programa de la Sexta. En aquel programa, haciendo uso Wyoming de su libertad de reírse,  crearon al monstruo de Hermann que hablaba de toda la gente a la que le gustaría cargarse: ministros, pacifistas… Entre risas y risas crearon a su monstruo, la polémica,  y despertaron malas conciencias enfermas. Sin querer seguramente o es lo que quiero creer, pero Hermann se dio cuenta de lo negativo y por eso mismo lo denunció. Un día después ha recibido una brutal paliza cuando estaba tranquilamente en el centro de Madrid; por la espalda, como los cobardes al servicio de las causas inmorales. Y que conste que no quiero establecer una relación entre los sucesos, pero tampoco se puede ignorar que el odio que tienen contra este señor  y otros muchos está agitado siempre desde otras esferas.

Mientras algunos se plantean acrecentar odios, reirse desde la ideología, despertar fantasmas, legislar en lo que divide, despreciar ideas , promover “antis” y levantar cordones sanitarios contra los que piensan distinto; mientras todo eso ocurre,hoy un símbolo del poder comunicativo se recupera de la agresión de un intolerante que seguro que cree haber hecho un favor a  las libertades en este país cuando le ha intentado poner una mordaza a la democracia.

Muchos serán los que apoyen a Hermann y los que le defiendan y se solidaricen; para pena de este país estoy seguro que muchos otros miran ya con el rabillo del ojo hacia temas más interesantes. Los mismos hipócritas que ven más ataque a su libertad en que el obispo de una religión que no profesan les hable del pecado que en que un malnacido se tome licencia que otorgan sólo las repúblicas bananeras y los regímenes totalitarios de meterle una paliza a un periodista crítico con un gobierno y con unas ideas, aun siendo éstas las de una escueta mayoría.

El destierro de esas  ideas que unos mesías del progresismo intentan extinguir empieza con esto, con el destierro de los que alzan la voz. Hermann Tertsch ha sido el primero, ahora que sigan riéndose.

foto: obtenida de Hazteoir.org

Anuncios

Etiquetado:,

§ 5 respuestas a Unos ríen pero Hermann Tertsch está en un hospital.

  • […] Unos ríen y Hermann Tertsch en un hospital […]

  • Acérrimo dice:

    De acuerdo con el artículo.
    Pero es “acérrimo”. La palabra “aférrimo” NO existe em castellano. Es “acérrimo” (con el sentido de firme, intransigente..).

  • jaenciana dice:

    Vaya imperdonable errata. Gracias por la corrección, lleva toda la razón, “aferrar” es otra cosa bien distinta.
    Gracias.

  • ELchepas. dice:

    ¿Quién se ríe? (si no es indiscreción) ¿ya te estás inventando enemigos? ¿no se decía que a Carlos Palomino lo mató un soldado español en defensa propia? ¿no insultaron a su madre en internet? ¿de qué te quejas? Y no es por nada, pero esto me suena a fake de lejos.

  • jaenciana dice:

    A Elchepas:
    Se ríen aquellos que ríen gracias que no tienen gracia. El señor Tertsch avisó que esas bromas ponían en riesgo su propia seguridad.
    ¿Carlos Palomino? ¿Acaso he dicho yo eso de su asesino? ¡Qué milongas me cuenta de Palomino y de los insultos a quien sea! Espero que con ese argumento esté intentando decir que lo de Hermann T. es como lo de Palomino, un crimen por ideas políticas. Con la diferencia de que este periodista no iba a reventar nada, estaba en un bar. Y no quiero decir que los que revientan y buscan bronca merecen ese mal, pero desde luego se exponen a situaciones violentas contra las que está este periodista.
    Me quejo y me quejaré de que alguien que defiende la libertad sea agredido, y creo que tengo derecho y además razón.

    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Unos ríen pero Hermann Tertsch está en un hospital. en Opinión personal.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: