Año nuevo, problemas viejos.

enero 1, 2010 § Deja un comentario

2010, año nuevo de temas pendientes y a resolver. Hace unos días leía en una web de humor que Zapatero iba a proponer repetir el año 2009 para , una vez sufrido, aprender de los errores. 2010 en realidad tiene un poco de eso, incluso el grado de esperpento de lo que sería  repetir un año.

Será o no será el año en que Zapatero acierte y salgamos de la crisis. Hace un año nos prometió que para estas fechas todo habría pasado. Hoy podemos comprobar que en el mejor de los casos se equivocó y en el peor  simplemente mintió. 4 millones de parados, y los que quedan por llegar, se lo andan preguntando en estos días de escaso marisco por navidad.

Puede que sea el año del “Estatut”. En el que el Tribunal Constitucional delibere entre volverse a bajar los pantalones institucionales o que apueste por el Estado fuerte de las autonomías que añoran tantos españoles. Será o no será el año en que Laporta deje el champán y se pase al cava catalán o el que Cataluña siga su espiral de prohibiciones; tras haberse cargado las “barras libre” ahora va a saltar la barrera para cargarse los toros. Oye, y que lo ponen como ejemplo de democracia tanta ley y tanta prohibición.

Será, y aquí no hay duda, el año en el que el PSOE nos suba a todos los impuestos. Una vez que nos ha subido la electricidad y se ha quedado con los 400 euros que prometió por el voto, ahora nos llaman a financiar lo que al fin y al cabo es su campaña electoral, eso que llaman política social. Lo llaman así desde el gobierno, en los mítines lo llaman “Y el PSOE apuesta por…” claro, no dicen quién paga sus apuestas.

No será el año de prosperidad, han evitado prometerlo para no volver a hacer el ridículo y tener que recular a pocos meses de las municipales. Eso en 2009 nos lo podíamos tragar, y así ha sido, en 2010 ya no cuela.

Será el año de las inauguraciones, de tranvías y metros, pero paremos de contar, que no hay nada más. Ni ciudad sanitaria, ni nuevo cuartel, ni escaleras mecánicas, ni las miles de viviendas, ni ciudad de la justicia, ni AVE, ni conexión con Granada, ni autovía a Córdoba, ni Estación… Es el año de los alcaldes y alcaldesas y sobre todo, año de candidatos. De buscarlos allá donde no hay quien se atreva. ¿Quién irá esta vez contra Gallardón si se presenta? ¿Quién sustituirá a Camps? ¿Saldrá vivo de nuevas entregas de Gürtel? Luchas internas se avistan a lo lejos y se observan de más cerca.  Apostar por los mejores equipos o no hacerlo, es la cuestión que a todos los niveles abren frentes y amenazan navajas bajo mesas de despachos y cosas peores sobre ellas. Las cocinas de la política son siempre de roble, y, hablando de Jaén, siempre están barnizadas en Sevilla. Mucho se hablará, mucho se hablará.

Será el año más caliente del socialismo andaluz. El año de Griñán o no. El año en que el PSOE jaenero dé la batalla por perdida, o no. El año en que Zarrías siga inaugurando obras de adoquines, o sí. Aquí no hay duda, la defenestración en política siempre es de por vida. Y si el encargo tiene fecha de caducidad, para qué hablar más. Que se lo digan a Chaves, de haberlo sido todo a acabar defendiéndose cada miércoles de cualquier diputado con acento del sur que le echa en cara ante todo el país los 20 años de excesos socialistas, de telas de araña, de falta a la libertad periodística… de Régimen. Eso sí que es un calvario don Manué y no el de la “Carretería”, qué frío hace en Madrid …

Nos esperan muchas cosas este año, y en tve sin publicidad.  Se presenta políticamente caliente como pocos, y es que aunque la “clase política” sea considerada un problema eso sólo acrecienta el interés ciudadano. Ver a un gobierno en caída libre, sin equipo económico y arrastrándonos con una sonrisa al descalabro final es más interesante que cualquier película del cada vez más subvencionado cine español,  de esta “spanish -politica- movie”, pero con menos gracia.

Acordándome de programas como “La Parodia Nacional” o  “Este país necesita un repaso”  que se nos hacen necesarios como nunca,  os deseo un feliz 2010, con menos crispación, más sátira y más humor ante unos políticos a los que la mayoría de veces no habría que tomar muy en serio si no fuera porque nuestro bienestar depende de ellos.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Año nuevo, problemas viejos. en Opinión personal.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: