Arquitectura y la mala crítica política.

marzo 8, 2010 § Deja un comentario

En muchas ocasiones las propuestas de los arquitectos, por lo que nos afectan,  entran en el debate político sin necesidad y sobre todo sin razón.

Resulta llamativo ver que a veces en política se cae en paupérrimos argumentos que eclipsan los auténticos razonamientos con los que se pueden criticar los proyectos arquitectónicos, que son criticables siempre, y con ello se enturbia algo más el debate sobre la ciudad.  Casos a montones de mala crítica los hay;  porque de microcirugía cerebral poca gente entiende pero de arquitectura y urbanismo somos doctores todos,  desde el quiosquero del barrio hasta el propio cirujano. Un error desde mi opinión es el creer ver algo malo o “cutre” en lo que simplemente no se entiende. Incluso suele ocurrir que los mismos arquitectos que son aplaudidos por la misma gente con diferentes proyectos, pasan de ser “gente sin gusto que no respeta nada” a “originales creadores de espacios” en menos que canta un gallo. Ese es el debate a evitar.

Esa mala política cae erroneamente en la personificación del profesional y su obra con el proyecto urbano o de ciudad del partido gobernante. ¿Que se hace sin esa intención? Puede ser, pero ello no evita el inmenso error que parece y que queda de cara a la galería, y a esos mismos arquitectos. Y es que ligar a estas alturas una Arquitectura a una ideología es descabellado. Ocurrió, pero de aquello hace ya bastantes años y coincidió con el exilio de los artistas y arquitectos de la Bauhaus tras los modernos años 20 y principio de los 30. Las ideas y proyectos de ciudad tienen distintas personalidades, propuestas,  puntos de vista, claro, pero no se pueden asemejar con un proyecto político de partido, porque no es algo real. La idea de ciudad que tienen los arquitectos en este Jaén de Peñalver es la misma que tenían bajo los gobiernos del PP, y mejorando;   y es por ello que los proyectos y decisiones de los profesionales van por la misma línea. Igual son otros los que han cambiado de línea y ya no apoyan lo que antes se apoyaba y se vendía durante doce años de buen hacer: peatonalizaciones, supresión de plazas de aparcamiento e imagen de modernidad y amabilidad tanto en el casco histórico como en las zonas de expansión.

Todo aquello que no sea elección o imposición de nuestros gobernantes se debe mantener al margen de la crítica política o se arriesga a quedar como un argumento simple. Y no, no es cuestión de gustos. Un profesor de la Escuela de Arquitectura de Granada solía contar una anécdota en torno al profesor arquitecto don Leopoldo Torres Balbás cuando un alumno en clase le hizo alusión al famoso dicho de “sobre gustos no hay nada escrito” para justificar un mal proyecto, éste le respondió: “Sí que lo hay, pero hay que leerlo”

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Arquitectura y la mala crítica política. en Opinión personal.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: