El debate de la Plaza de Santa María en las teorías.

marzo 24, 2010 § 2 comentarios

La polémica sigue en cuarto creciente y  se pone interesante.   Ahora el candidato del PP para la alcaldía de Jaén echa mano de las teorías sobre Patrimonio para defender el entorno catedralicio de una supuesta amenaza.

Vamos a dejar a un lado la imagen pintoresca que puede producir el ver a Fernández de Moya explicándole al arquitecto encargado de la versión española de la Carta de Cracovia y único arquitecto español que la ha firmado, cómo la estaría incumpliendo. Fernández de Moya se equivoca en su lectura de ese documento. Precisamente la finalidad de la carta firmada en 2001 en Cracovia es superar el conservadurismo de la Carta de Venecia (1964) y abrir la puerta a nuevas teorías de intervención más plurales y diversas, y al uso de las nuevas tecnologías. Pero si sobre entornos buscamos referencias en ese documento sí que  viene a llamar la atención sobre los “conjuntos históricos” de los que hablaba Venecia, pero no sobre una plaza de los años 60 en un entorno totalmente descontextualizado en el que se encuentra la Catedral de Jaén. Es que hablar de que actualmente la plaza de Santa María le esté haciendo un favor a la Catedral hay que reconocer que es aventurado.

Las referencias que ha escogido Fernández de Moya para justificar su oposición al proyecto simplemente son producto de una errata en su proceso. Pues aunque en Venecia se intentase unificar “Patrimonio” y “entorno patrimonial”, no es el caso de esos artículos.

Es la Declaración de Xi’an la que atiende realmente de una manera más profunda la importancia de los entornos y la que establece la necesidad de su gestión para la contribución de la salvaguarda, protección y valorización del Patrimonio. En algunos de sus capítulos más reseñables para el tema que estamos tratando dice:

DESARROLLAR INSTRUMENTOS DE PLANIFICACION Y PRACTICAS PARA CONSERVAR Y GESTIONAR EL ENTORNO

5. El desarrollo de instrumentos normativos y de planeamiento eficaces, así como de políticas, estrategias y prácticas para gestionar de forma sostenible el entorno, exige también una aplicación coherente y continuada de los mismos, y su adecuación a las particularidades locales y culturales. Las herramientas de gestión del entorno comprenden medidas legislativas específicas, preparación profesional, desarrollo de planes o sistemas integrales de conservación y gestión, y la utilización de métodos idóneos de valoración del impacto patrimonial.

6. La legislación, la reglamentación y las directrices para la conservación, la protección y la gestión de las estructuras patrimoniales, los sitios y las áreas patrimoniales deben prever la delimitación de una zona de protección o respeto a su alrededor que refleje y contribuya a conservar el significado y el carácter distintivo del entorno.

7. Los instrumentos de planeamiento deben incluir medidas efectivas de control del impacto de los cambios rápidos o progresivos del entorno.  Las siluetas, las vistas y las distancias adecuadas entre cualquier nuevo proyecto público o privado y las estructuras, los sitios y las áreas patrimoniales, son factores fundamentales a tener en cuenta para evitar las distorsiones visuales y espaciales o los usos inadecuados en un entorno cargado de significado.

8. Deben llevarse a cabo valoraciones de impacto ambiental para cualquier proyecto que suponga un impacto en el significado de las estructuras, de los sitios y de las áreas patrimoniales, así como en su entorno. El desarrollo dentro del entorno de las estructuras, los sitios y las áreas patrimoniales debe contribuir a interpretar positivamente su significado y su carácter distintivo.”

El siguiente capítulo es más de lo mismo:

“EL SEGUIMIENTO Y LA GESTION DE LOS CAMBIOS QUE AMENAZAN EL ENTORNO

9. La envergadura de los cambios y sus impactos, tanto aislados como de carácter acumulativo, así como la transformación del entorno de las estructuras, sitios y áreas de valor patrimonial, es un proceso en curso que requiere un seguimiento y una gestión.  La transformación rápida y progresiva de los paisajes rurales y urbanos, las formas de vida, los factores económicos, o el medio ambiente natural, pueden afectar de forma sustancial o irreversible a la auténtica contribución del entorno al significado de una estructura, un sitio o un área de valor patrimonial.

10. El cambio del entorno de las estructuras, los sitios y las áreas de valor patrimonial debe gestionarse de modo que se mantenga su significado cultural y su carácter distintivo. Gestionar el cambio del entorno de las estructuras, los sitios y las áreas de valor patrimonial no significa necesariamente evitar u obstaculizar el cambio.

11. La gestión debe definir las formas y las acciones necesarias para valorar, medir, evitar o remediar la degradación, la pérdida de significado, o la reducción a lo trivial, y proponer mejoras para la conservación, la gestión y las actividades de interpretación.

Deben establecerse unos indicadores de índole cualitativa y cuantitativa que permitan valorar la contribución del entorno al significado de una estructura, un sitio o un área de carácter patrimonial. Los indicadores propios de la gestión deben contemplar aspectos materiales tales como la distorsión visual, las siluetas, los espacios abiertos, y la contaminación ambiental y acústica, así como otras dimensiones de carácter económico, social y cultural.”

Es decir, nuevos argumentos a sumar a la lista sobre por qué hay que acabar con el tráfico en el entorno de la Catedral y por qué hay que limpiar el monumento de cualquier contaminación ambiental, acústica… etc. Porque en las teorías sobre conservación de los patrimonios se hace énfasis en evitar la descontextualización a través del uso de elementos, colores o materiales que afecten a la visión, comprensión, utilidad y apreciación del monumento, no se hace un alegato a favor de un conservadurismo historicista que está totalmente superado y que sólo tiene su razón en unas situaciones muy especiales en conjuntos muy determinados. Y aún así, en muchas ocasiones son criticados por esa idea de mantener una visión clavada en la historia y en lo artificioso.

También se podría hablar de la actitud crítica del Memorandum de Viena de 2005, que critica que la conservación de los entornos se convierta en un simple fachadismo. Pero si nos queremos dejar de cartas y declaraciones que en su mayoría están plagadas de vacíos y a veces faltos de opiniones concisas así como de estrategias claras hay que irse a beber a fuentes dinámicas, a los proyectos, o también a congresos como los del CICOP (Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio). Esta organización cada dos años organizan un  Congreso Internacional de Conservación y Rehabilitación del Patrimonio Histórico. Precisamente el último se celebró en julio de 2008 en la ciudad de Sevilla, y al cual tuve la oportunidad de acudir y seguir sus interesantes conferencias, ponencias y comunicaciones. La realidad del debate en aquel congreso eran las derivadas  de anteriores encuentros del CICOP , pero sobre todo partiendo del “Nuevo Paradigma” en la idea de intervención en el Patrimonio que nació en el congreso de 2004 en Yaiza, Lanzarote, y que reclama lo siguiente:

“La gestión del conocimiento acumulado, desde una perspectiva dinámica de innovación conceptual, metodológica, investigadora y tecnológica debe conducirnos, a través de un diálogo multilateral y espacios de encuentro e intercambio, a convertir nuestra memoria histórica en una base operativa que nos permitan afrontar la diversidad de nuevos retos: antropológicos, sociales, económicos, culturales y tecnológicos de la Sociedad de la Información hacia la que avanzamos. Un cambio que asegure una transición cada día más urgente y exigente desde posiciones de intervención aislada y descontextualizadas, para asumir nuevos formas y metodologías integradas que se vinculen a Programas Estratégicos de protección e intervención. La conjunción equilibrada y proporcionada de avances tecnológicos y nuevas sensibilidades sociales deben propiciar un proceso de crecientes innovaciones en conceptos, formas, metodologías, herramientas y estrategias de intervención que, asumiendo los grandes principios del pasado, permitan la irrupción de una nueva “cultura patrimonial” del siglo XXI”

Y este “Nuevo Paradigma” se traduce de una manera sutil todavía en un abanico de proyectos que se están desarrollando por todo el mundo. Con aportaciones tan importantes como las de Eusebio Leal y sus ideas en el Consejo Restaurador de la Habana Vieja hasta proyectos más cercanos como la restauración del puente romano de Córdoba, proyecto éste muy polémico que finalmente vio el visto bueno de ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios)  con bastantes halagos y simplemente puso pegas en que la nueva imagen del puente podría crear polémica ciudadana y un primer rechazo. ¿Quién dijo que la UNESCO no acepta un proyecto moderno? Aquí no es que se haya tratado el entorno, sino el propio monumento.

¿Y esto está en contradicción con la Carta de Cracovia? Pues no tiene porqué, volvemos al principio; ya que la misma reconoce los siguientes ingredientes que llevarán a la restauración:

“Este patrimonio no puede ser definido de un modo unívoco y estable. Sólo se puede indicar la dirección en la cual puede ser identificado. La pluralidad social implica una gran diversidad en los conceptos de patrimonio concebidos por la comunidad entera; al mismo tiempo los instrumentos y métodos desarrollados para la preservación correcta deben ser adecuados a la situación cambiante actual, que es sujeto de un proceso de evolución continua.”

Carta de Venecia (1964)

Carta de Cracovia (2001)

Declaración de Xi’an (2005)

Web del CICOP

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

§ 2 respuestas a El debate de la Plaza de Santa María en las teorías.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo El debate de la Plaza de Santa María en las teorías. en Opinión personal.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: