Y porque Zapatero le deja.

julio 22, 2010 § Deja un comentario

Para que una mentira pueda acabar preocupando a alguien hacen falta dos agentes, el que miente y el que se lo cree. Según quiénes sean puede confirmarse esa preocupación o no. Si son el President de la Generalitat y el Presidente del Gobierno el espectáculo institucional está más que garantizado

En el caso del estatut de Cataluña y de su particular falta a la seriedad los mentirosos son los representantes de esa Cataluña institucional desangrada social y electoralmente, que siguen en su empeño por creer que es más importante que el TC les reconozca que Cataluña es lo que ellos quieren que sea  en vez de solucionar los problemas de los catalanes. Pero peor aún es el agente que se lo cree, porque le conviene la polémica para desviar atenciones, el gobierno de España. Suerte que Montilla no tenga nada mejor que plantar al gobierno que un pulso institucional en vez de un esfuerzo por bajar el paro y los impuestos o subir las pensiones.

Dice el President Montilla que tras la sentencia del TC se ha creado un daño, una  desconfianza de los catalanes hacia España, una desafección. A eso se le puede llamar de muchas maneras, yo lo llamo cinismo. ¿Es que acaso el TC no es también de los catalanes?  ¿Es que acaso este tribunal no ha preservado en sus sentencias los derechos constitucionales de los catalanes? ¿No tienen incluso representación por parte de partidos nacionalistas catalanes en clara falta de sintonía y de igualdad con otras regiones? ¿Es que acaso no es esta instancia la encargada de preservar los derechos de la autonomía catalana?  Durante estos años el TC ha declarado inconstitucionales numerosas leyes que afectan a parlamentos autonómicos y nadie ha caído en la desvergüenza de hablar de desafección de esa región hacia España, ni de la propia España contra el TC. Que lo digan aquellos que han caído incluso en la falta de reconocimiento al propio Tribunal roza una sublevación institucional al orden democrático.

El TC ha declarado inconstitucional la consulta de Ibarreche, la Reforma Laboral del ministro Aparicio de 2002 y hace tan solo unos meses ha frenado la destrucción del Cabanyal que promovía el Ayuntamiento de Valencia.  ¿Alguien ha caído en la barbaridad de hablar de desafección hacia España por las consecuencias judiciales de la intención de cometer una ilegalidad o aparente ilegalidad?. En Cataluña el único problema es la flagrante desafección de la sociedad hacia una clase política que ante cada chapuza se envuelven en dos banderas; el victimismo y la Senyera.

No sé qué cifra de abstención será necesaria en esa comunidad para que esa clase política se dé cuenta que Cataluña funciona a pesar de ellos.  Ellos sabrán a qué suena este ruido, pero está claro que el de Iznájar sabe que el nacionalismo le da más votos que el socialismo, aunque Bono se queje y porque ZP le deja.

Anuncios

Etiquetado:, , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Y porque Zapatero le deja. en Opinión personal.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: