Deseado pésame.

septiembre 3, 2010 § Deja un comentario

Se acerca el incierto final. Cunde la tristeza al paso que la agonía llama a la puerta de Moncloa. Era irremediable llegar a esto, es algo mayor y se ha cuidado mal, muchos de sus amigos le avisaron de que así podía acabar pero no hizo caso. Mientras tanto, a medida que se acerca el momento, sus amigos y colaboradores callan cada día más, parecen evitar que en la memoria colectiva de los demás queden enlazados con la historia de un fracaso o la imagen triste de un final evitable ya imposible de remediar.

En vísperas de crisis de gobierno, y mientras el PSOE vende el chisme de que el ejecutivo trabaja al 100%  vamos ya sabiendo algo más de esta historia tan lorquiana de un gobierno en retirada. Lo más destacable es que el ministro del paro está recogiendo el despacho y haciendo la maleta preparando su vuelta a Barcelona y que la ministra de Sanidad está más ocupada en salvarle la cara a su presidente en Madrid, ya que él no puede salvarse de nada ni de nadie, ya no está para esos trotes. Y mientras, los demás,    juegan a hacer lo que pueden y a guardar silencio y discreción, que las apariencias en estos casos siempre son lo primero. Que nadie los culpe a ellos por mirar por lo suyo, que no les pagan para otra cosa al fin y al cabo. Son sus barones los que quedarán y los que tendrán que hacer frente a la soledad, son ellos los únicos que aún se mueven en torno a tanta tragedia y agonía. Es lo normal.

Se van a cerrar las puertas y las retrancas no han dejado de estar ahí en todo este tiempo, simplemente no se usaban en las buenas temporadas de casa de puertas abiertas  y cancela cerrada que no ocultaban a nadie tanto derroche y tanta felicidad de zaguán para afuera, en tiempos así  somos todos muy transparentes.  Pero todo va a cambiar, las criadas ya murmuran sobre el incierto futuro, se mueven entre la nostalgia y la desesperanza;  las campanas tañen con esa normalidad que amenaza con anunciar el desenlace en cualquier momento;  y en casa se preparan para cerrar contraventanas y echar cortinas oscuras que dejen el luto, la oscuridad  y la reflexión para dentro lejos de las malas lenguas de la democracia. Entonces saltarán los odios y reproches que deberán de escucharse cuando la derrota y el hambre de poder hagan mella, cuando lo hagan lo suficiente como para dar ese toque de dignidad y sinceridad a la política que sólo surge cuando uno no se juega un bolsillo lleno, sino vacío. Entonces las cosas cambiarán y los buenos momentos volverán.

Esto pasa al fin y al cabo hasta en las mejores familias, no se tienen que preocupar los señores del PSOE. Los ciudadanos aguardamos poder dar pronto ese deseado pésame político a la familia socialista, ellos están sufriendo lo suyo, seguro que en el fondo saben que cuanto antes, mejor para todos.

Anuncios

Etiquetado:, , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

¿Qué es esto?

Actualmente estás leyendo Deseado pésame. en Opinión personal.

Meta

A %d blogueros les gusta esto: