El número 11.

mayo 2, 2010 § Deja un comentario

Resulta que el viernes por la tarde una foto del derribo de la fuente de Coca de la Piñera estuvo casi presidiendo el acto de inauguración de la nueva plaza. Una gran preocupación la de este ayuntamiento con el patrimonio, claro, se puede entender de aquella mirada al pasado un tanto revanchista.  A todo esto me vino a la memoria una imagen, otra imagen,  que se me quedó grabada en la retina en mi visita a Jaén allá por febrero cuando observé  el estado del edificio del número 11 del Paseo de la Estación. A día de hoy ya no sé cómo seguirá.

Estaba avisado de  su pronta demolición, la noticia era ya conocida,  pero eso no quita en absoluto la pena, la desilusión y la tendencia a mirar al suelo para repetir eso de “y que no aprenden”.

No es casualidad que el edificio del que hablo aparezca reseñado en la guía de Arquitectura que hizo el Colegio de Arquitectos de Jaén y  así mismo también en la web de la Junta de Andalucía de Patrimonio Histórico Andaluz como un buen ejemplo del patrimonio arquitectónico del siglo XX en la ciudad. No tengo conocimiento de si la Junta o el Colegio de Arquitectos han defendido este edificio de 1961 de Pablo Castillo García-Negrete de su demolición, o al menos si han llamado la atención sobre su valor, que algo de valor sí que guarda. Lo que me parece más criticable es que una fuente como la demolida en Coca de la Piñera o un proyecto de mitad de los 50 totalmente desvirtuado y machacado como es la Plaza de Santa María tenga a media ciudad defendiéndolo de un “supuesto atentado” al “estilo del entorno . Y en cambio un edificio que sí que ha sido mencionado como un ejemplo de arquitectura reseñable en esta ciudad no tenga ni una esquela ciudadana, que es la última dignidad siempre de los que se van olvidados de sus amigos y vecinos.

Anuncios

El debate de la Plaza de Santa María en las teorías.

marzo 24, 2010 § 2 comentarios

La polémica sigue en cuarto creciente y  se pone interesante.   Ahora el candidato del PP para la alcaldía de Jaén echa mano de las teorías sobre Patrimonio para defender el entorno catedralicio de una supuesta amenaza.

Vamos a dejar a un lado la imagen pintoresca que puede producir el ver a Fernández de Moya explicándole al arquitecto encargado de la versión española de la Carta de Cracovia y único arquitecto español que la ha firmado, cómo la estaría incumpliendo. Fernández de Moya se equivoca en su lectura de ese documento. Precisamente la finalidad de la carta firmada en 2001 en Cracovia es superar el conservadurismo de la Carta de Venecia (1964) y abrir la puerta a nuevas teorías de intervención más plurales y diversas, y al uso de las nuevas tecnologías. Pero si sobre entornos buscamos referencias en ese documento sí que  viene a llamar la atención sobre los “conjuntos históricos” de los que hablaba Venecia, pero no sobre una plaza de los años 60 en un entorno totalmente descontextualizado en el que se encuentra la Catedral de Jaén. Es que hablar de que actualmente la plaza de Santa María le esté haciendo un favor a la Catedral hay que reconocer que es aventurado.

Las referencias que ha escogido Fernández de Moya para justificar su oposición al proyecto simplemente son producto de una errata en su proceso. Pues aunque en Venecia se intentase unificar “Patrimonio” y “entorno patrimonial”, no es el caso de esos artículos.

Es la Declaración de Xi’an la que atiende realmente de una manera más profunda la importancia de los entornos y la que establece la necesidad de su gestión para la contribución de la salvaguarda, protección y valorización del Patrimonio. En algunos de sus capítulos más reseñables para el tema que estamos tratando dice:

DESARROLLAR INSTRUMENTOS DE PLANIFICACION Y PRACTICAS PARA CONSERVAR Y GESTIONAR EL ENTORNO

5. El desarrollo de instrumentos normativos y de planeamiento eficaces, así como de políticas, estrategias y prácticas para gestionar de forma sostenible el entorno, exige también una aplicación coherente y continuada de los mismos, y su adecuación a las particularidades locales y culturales. Las herramientas de gestión del entorno comprenden medidas legislativas específicas, preparación profesional, desarrollo de planes o sistemas integrales de conservación y gestión, y la utilización de métodos idóneos de valoración del impacto patrimonial.

6. La legislación, la reglamentación y las directrices para la conservación, la protección y la gestión de las estructuras patrimoniales, los sitios y las áreas patrimoniales deben prever la delimitación de una zona de protección o respeto a su alrededor que refleje y contribuya a conservar el significado y el carácter distintivo del entorno.

7. Los instrumentos de planeamiento deben incluir medidas efectivas de control del impacto de los cambios rápidos o progresivos del entorno.  Las siluetas, las vistas y las distancias adecuadas entre cualquier nuevo proyecto público o privado y las estructuras, los sitios y las áreas patrimoniales, son factores fundamentales a tener en cuenta para evitar las distorsiones visuales y espaciales o los usos inadecuados en un entorno cargado de significado.

8. Deben llevarse a cabo valoraciones de impacto ambiental para cualquier proyecto que suponga un impacto en el significado de las estructuras, de los sitios y de las áreas patrimoniales, así como en su entorno. El desarrollo dentro del entorno de las estructuras, los sitios y las áreas patrimoniales debe contribuir a interpretar positivamente su significado y su carácter distintivo.”

El siguiente capítulo es más de lo mismo:

“EL SEGUIMIENTO Y LA GESTION DE LOS CAMBIOS QUE AMENAZAN EL ENTORNO

9. La envergadura de los cambios y sus impactos, tanto aislados como de carácter acumulativo, así como la transformación del entorno de las estructuras, sitios y áreas de valor patrimonial, es un proceso en curso que requiere un seguimiento y una gestión.  La transformación rápida y progresiva de los paisajes rurales y urbanos, las formas de vida, los factores económicos, o el medio ambiente natural, pueden afectar de forma sustancial o irreversible a la auténtica contribución del entorno al significado de una estructura, un sitio o un área de valor patrimonial.

10. El cambio del entorno de las estructuras, los sitios y las áreas de valor patrimonial debe gestionarse de modo que se mantenga su significado cultural y su carácter distintivo. Gestionar el cambio del entorno de las estructuras, los sitios y las áreas de valor patrimonial no significa necesariamente evitar u obstaculizar el cambio.

11. La gestión debe definir las formas y las acciones necesarias para valorar, medir, evitar o remediar la degradación, la pérdida de significado, o la reducción a lo trivial, y proponer mejoras para la conservación, la gestión y las actividades de interpretación.

Deben establecerse unos indicadores de índole cualitativa y cuantitativa que permitan valorar la contribución del entorno al significado de una estructura, un sitio o un área de carácter patrimonial. Los indicadores propios de la gestión deben contemplar aspectos materiales tales como la distorsión visual, las siluetas, los espacios abiertos, y la contaminación ambiental y acústica, así como otras dimensiones de carácter económico, social y cultural.”

Es decir, nuevos argumentos a sumar a la lista sobre por qué hay que acabar con el tráfico en el entorno de la Catedral y por qué hay que limpiar el monumento de cualquier contaminación ambiental, acústica… etc. Porque en las teorías sobre conservación de los patrimonios se hace énfasis en evitar la descontextualización a través del uso de elementos, colores o materiales que afecten a la visión, comprensión, utilidad y apreciación del monumento, no se hace un alegato a favor de un conservadurismo historicista que está totalmente superado y que sólo tiene su razón en unas situaciones muy especiales en conjuntos muy determinados. Y aún así, en muchas ocasiones son criticados por esa idea de mantener una visión clavada en la historia y en lo artificioso.

También se podría hablar de la actitud crítica del Memorandum de Viena de 2005, que critica que la conservación de los entornos se convierta en un simple fachadismo. Pero si nos queremos dejar de cartas y declaraciones que en su mayoría están plagadas de vacíos y a veces faltos de opiniones concisas así como de estrategias claras hay que irse a beber a fuentes dinámicas, a los proyectos, o también a congresos como los del CICOP (Centro Internacional para la Conservación del Patrimonio). Esta organización cada dos años organizan un  Congreso Internacional de Conservación y Rehabilitación del Patrimonio Histórico. Precisamente el último se celebró en julio de 2008 en la ciudad de Sevilla, y al cual tuve la oportunidad de acudir y seguir sus interesantes conferencias, ponencias y comunicaciones. La realidad del debate en aquel congreso eran las derivadas  de anteriores encuentros del CICOP , pero sobre todo partiendo del “Nuevo Paradigma” en la idea de intervención en el Patrimonio que nació en el congreso de 2004 en Yaiza, Lanzarote, y que reclama lo siguiente:

“La gestión del conocimiento acumulado, desde una perspectiva dinámica de innovación conceptual, metodológica, investigadora y tecnológica debe conducirnos, a través de un diálogo multilateral y espacios de encuentro e intercambio, a convertir nuestra memoria histórica en una base operativa que nos permitan afrontar la diversidad de nuevos retos: antropológicos, sociales, económicos, culturales y tecnológicos de la Sociedad de la Información hacia la que avanzamos. Un cambio que asegure una transición cada día más urgente y exigente desde posiciones de intervención aislada y descontextualizadas, para asumir nuevos formas y metodologías integradas que se vinculen a Programas Estratégicos de protección e intervención. La conjunción equilibrada y proporcionada de avances tecnológicos y nuevas sensibilidades sociales deben propiciar un proceso de crecientes innovaciones en conceptos, formas, metodologías, herramientas y estrategias de intervención que, asumiendo los grandes principios del pasado, permitan la irrupción de una nueva “cultura patrimonial” del siglo XXI”

Y este “Nuevo Paradigma” se traduce de una manera sutil todavía en un abanico de proyectos que se están desarrollando por todo el mundo. Con aportaciones tan importantes como las de Eusebio Leal y sus ideas en el Consejo Restaurador de la Habana Vieja hasta proyectos más cercanos como la restauración del puente romano de Córdoba, proyecto éste muy polémico que finalmente vio el visto bueno de ICOMOS (Consejo Internacional de Monumentos y Sitios)  con bastantes halagos y simplemente puso pegas en que la nueva imagen del puente podría crear polémica ciudadana y un primer rechazo. ¿Quién dijo que la UNESCO no acepta un proyecto moderno? Aquí no es que se haya tratado el entorno, sino el propio monumento.

¿Y esto está en contradicción con la Carta de Cracovia? Pues no tiene porqué, volvemos al principio; ya que la misma reconoce los siguientes ingredientes que llevarán a la restauración:

“Este patrimonio no puede ser definido de un modo unívoco y estable. Sólo se puede indicar la dirección en la cual puede ser identificado. La pluralidad social implica una gran diversidad en los conceptos de patrimonio concebidos por la comunidad entera; al mismo tiempo los instrumentos y métodos desarrollados para la preservación correcta deben ser adecuados a la situación cambiante actual, que es sujeto de un proceso de evolución continua.”

Carta de Venecia (1964)

Carta de Cracovia (2001)

Declaración de Xi’an (2005)

Web del CICOP

La Plaza y la Catedral, por Inmaculada Solar.

marzo 18, 2010 § Deja un comentario

En torno al tema de la reforma de Plaza de Santa María hemos escuchado y leído de todo. Desde las opiniones de los arquitectos que apoyan el proyecto con sus argumentos  hasta la de los políticos que lo defienden o lo atacan con los suyos, o sin ellos directamente. Por eso se valora cuando alguien pone tanto de cordura desde el punto de vista político y ciudadano. Aquí dejo muestra de las sabias palabras de Inmaculada Solar Beltrán, abogada, concejal del PP en el Ayuntamiento de Jaén y sobre todo amiga.

La Plaza y La Catedral. Artículo publicado en la sección Calle Maestra del periódico gratuito VIVA JAÉN.

En nuestro país es bien sabido que cada español lleva dentro a un medico, un mecánico, un abogado, y un arquitecto, ese otro yo, al que saca a relucir cuando la ocasión lo requiere. Ahora estamos en ese momento, en el que todos hemos sacado a ese arquitecto que llevamos dentro, y opinamos con soltura del proyecto presentado para la reforma de la Plaza de Santa Maria. Todo el que tiene un rato libre opina acerca del proyecto, algo que es legítimo, ya que la ciudad es de todos y por lo tanto, tenemos derecho a manifestar nuestra opinión. Quizá, lo que también deberíamos tener claro es lo que se va a hacer, y sobre todo, como se debe hacer. Partamos de la base de que desde que iniciamos la andadura para conseguir que nuestra Catedral sea reconocida como Patrimonio de la Humanidad, el expediente que hay que tramitar ante la UNESCO exige una serie de formalidades, sin las cuales, no tendríamos opción a nada. Por un lado, es preciso que todo el entorno del monumento este peatonalizado, ¿acaso se puede circular en coche alrededor de la Mezquita de Cordoba? Pues no, por lo tanto, con esta premisa, deberíamos empezar a asumir todos que coger el coche por el centro tiene los días contados, y que ahora, ese jefe de trafico que también llevamos dentro, debe ir trabajando ya en buscar recorridos alternativos y mejorar el transporte publico. De otro lado, es preciso remodelar todo el entorno, porque, sabemos que tal y como se encuentran ahora mismo las calles adyacentes, difícilmente podemos ser patrimonio de nadie, mas que de la dejadez y el deterioro. Y para ello, hay que reformar la Plaza y eso no debería tener mayor discusión. Por eso, en mi modesta opinión, es acertado hacerlo tratando de resaltar la envergadura del monumento. En este momento se ha presentado un proyecto, que supone un punto de partida bastante interesante, y que tiene aspectos muy positivos, lo que no impide, que puedan presentarse ahora modificaciones, sugerencias o mejoras al mismo. Porque yo lo comparo con una reforma en mi casa. Si yo le encargo a un arquitecto que me haga el proyecto, después tengo derecho a introducir los cambios que considere oportunos y que me resulten mas acordes con mis gustos, pues aquí, supongo que debe ser igual, y por ejemplo se podría estudiar integrar los árboles existentes en el nuevo proyecto. La Alcaldesa debe propiciarlo y el resto deben plantear sus propuestas, que para eso todos llevamos nuestro arquitecto dentro.

Qué gente más moderna, de verdad.

marzo 12, 2010 § Deja un comentario

La polémica está servida con el proyecto de la Plaza de Santa María y el elegido ha sido el proyecto de Salvador Pérez Arroyo. El elegido ha sido único, ya que según dicen los medios el concurso ha estado tan limitado que sólo ha llegado a presentarse un proyecto, el elegido claro. Es decir, que por ponerse estos socialistas más exquisitos un poco más y acaba desierto. Este gesto de hacer un concurso inalcanzable para la mayoría de los mortales me merece el apelativo de ir de moderno, y es que esta gente no ha buscado un buen proyecto, sino el titular de encargo a un arquitecto con renombre para hacerme una foto con él y venderlo como una gran apuesta electoral. Si realmente se hubieran preocupado por “el mejor” proyecto hubieran abierto el concurso a más gente y así se hubieran visto más opciones. Pero no, no era para nada la intención por lo visto de esta gente tan preocupada por la arquitectura.

El proyecto desde mi punto de vista tiene muchos atractivos aunque sea tan criticado. Las críticas mejor no leerlas porque como decía hace un par de “entradas” doctores en arquitectura y urbanismo somos todos, y todos opinamos. Hasta los que consideran, sin argumento alguno de peso, que esto está mal hecho. “Ea, porque sí, porque está mal hecho y ya está”. No hay más que decir y tampoco réplica posible porque son tan doctores como todos los demás. Me encanta la humildad de la gente, un día de estos me voy a lanzar yo a debatir sobre medicina y avances farmacológicos a ver qué tal se me da.  Uno de los acierto es que por fin van a despejar la plaza de árboles y naranjos que no pintan demasiado. Nunca entendí la necesidad de pasar bajo una pequeña bóveda de magnolios para poder apreciar, con principio de tortícolis, la fachada del templo mayor de Jaén.

Y recuperaremos una plaza. Esta es una ciudad que no tiene plaza, la perdió cuando en la II República no encontraron mejor solar para levantar el edificio de Hacienda que en lo que era la Plaza del Mercado, desde entonces . La plaza de Santa María, por su fisionomía, no alcanzaba a ser ese lugar de reunión pero parece que puede ser este el momento de recuperar un espacio simbólico para Jaén. El proyecto  peatonaliza y  ya iba tocando por el estado de deterioro de la plaza y las calles aledañas.

Dejamos mientras a estos, los del ayuntamiento, que van de modernos creyendo que han metido a Jaén en el siglo XXI privando a la ciudad de lo que hubiera sido una gran oportunidad para sacar a la luz distintas y diversas propuestas y elegir la mejor;  mientras nos acordamos que fueron ellos, los socialistas, los que ponían el grito en el cielo con todo lo que oliera a modernidad en el casco histórico cuando quien lo construía entonces era el PP.

Ahora pueden encontrar un sentido al asfaltado del casco histórico con el color granito oscuro del proyecto de Santa María. Mira qué bien y qué modernos.

Arquitectura y la mala crítica política.

marzo 8, 2010 § Deja un comentario

En muchas ocasiones las propuestas de los arquitectos, por lo que nos afectan,  entran en el debate político sin necesidad y sobre todo sin razón.

Resulta llamativo ver que a veces en política se cae en paupérrimos argumentos que eclipsan los auténticos razonamientos con los que se pueden criticar los proyectos arquitectónicos, que son criticables siempre, y con ello se enturbia algo más el debate sobre la ciudad.  Casos a montones de mala crítica los hay;  porque de microcirugía cerebral poca gente entiende pero de arquitectura y urbanismo somos doctores todos,  desde el quiosquero del barrio hasta el propio cirujano. Un error desde mi opinión es el creer ver algo malo o “cutre” en lo que simplemente no se entiende. Incluso suele ocurrir que los mismos arquitectos que son aplaudidos por la misma gente con diferentes proyectos, pasan de ser “gente sin gusto que no respeta nada” a “originales creadores de espacios” en menos que canta un gallo. Ese es el debate a evitar.

Esa mala política cae erroneamente en la personificación del profesional y su obra con el proyecto urbano o de ciudad del partido gobernante. ¿Que se hace sin esa intención? Puede ser, pero ello no evita el inmenso error que parece y que queda de cara a la galería, y a esos mismos arquitectos. Y es que ligar a estas alturas una Arquitectura a una ideología es descabellado. Ocurrió, pero de aquello hace ya bastantes años y coincidió con el exilio de los artistas y arquitectos de la Bauhaus tras los modernos años 20 y principio de los 30. Las ideas y proyectos de ciudad tienen distintas personalidades, propuestas,  puntos de vista, claro, pero no se pueden asemejar con un proyecto político de partido, porque no es algo real. La idea de ciudad que tienen los arquitectos en este Jaén de Peñalver es la misma que tenían bajo los gobiernos del PP, y mejorando;   y es por ello que los proyectos y decisiones de los profesionales van por la misma línea. Igual son otros los que han cambiado de línea y ya no apoyan lo que antes se apoyaba y se vendía durante doce años de buen hacer: peatonalizaciones, supresión de plazas de aparcamiento e imagen de modernidad y amabilidad tanto en el casco histórico como en las zonas de expansión.

Todo aquello que no sea elección o imposición de nuestros gobernantes se debe mantener al margen de la crítica política o se arriesga a quedar como un argumento simple. Y no, no es cuestión de gustos. Un profesor de la Escuela de Arquitectura de Granada solía contar una anécdota en torno al profesor arquitecto don Leopoldo Torres Balbás cuando un alumno en clase le hizo alusión al famoso dicho de “sobre gustos no hay nada escrito” para justificar un mal proyecto, éste le respondió: “Sí que lo hay, pero hay que leerlo”

Escaleras mecánicas.

enero 27, 2010 § 2 comentarios

Vaya, si al final las va a poner…

Era marzo de 2007 cuando la entonces candidata Peñalver recorría la ciudad prometiendo el oro y más oro.Animaba  a los jiennenses a votarla con promesas como la Ciudad Sanitaria, la estación intermodal, el AVE, guarderías y aquel día puso énfasis en los fallos que padecía el casco histórico. Hoy aquellos fallos son los mismos y peor, el Ayuntamiento aún no ha hecho nada nuevo y la Junta sigue siendo responsable del abandono absoluto al que sigue sometida esta zona de Jaén. Del plan de choque tan hablado nunca se ha vuelto a saber aunque parece que en la preparatoria electoral piensan ponerse a trabajar, tarde y por lo tanto criticable. Han perdido tiempo y han provocado muchas molestias.

Peñalver prometía entonces rehabilitación de viviendas y atención, prometió escaleras mecánicas para salvar desniveles. Fue una promesa de esas que la gente no se creía y a día de hoy habrá que acordarse de un cumplimiento aunque sea en parte. Finalmente no va a ser un proyecto del casco histórico propiamente dicho pero hay que estar de acuerdo con el acierto. Yo me imaginaba subiendo la calle Arroyo de San Pedro en escaleras mecánicas, la verdad, pero supongo que el solar de San Andrés que la Junta de Andalucía mantiene abandonado  y las antiguas carnicerías  son los responsables de que esa “ilusión” se mantenga a la espera.

Las escaleras mecánicas son un acierto en tanto favorece el tránsito por una calle tan útil como la calle Nueva que por su fisionomía y sus cotas había quedado relegada al olvido. Es sin ninguna duda un avance a la altura de muchas otras operaciones de este tipo que se acometen en otras ciudades. Criticable es en todo caso el reformar una calle renovada hace pocos años, pero como este Ayuntamiento tiene esa obsesión de tocar todo lo que hizo el PP con la excusa de “mejorarlo”  pues ya es costumbre, como ellos no lo pagan.

Tan adecuado puede ser un proyecto de escaleras mecánicas en calle Nueva como perverso lo que se huele, según publica la prensa, que se va a hacer en Almendros Aguilar. Primero dijeron de reformarla; más tarde negaron que fuera acometerse el asfaltado de esa calle;  y ahora vuelve el tema a los periódicos. Una frase que miedo me da, dicha por Antonio Lozano -presidente de la Asociación de Vecinos Arco del Consuelo- sobre que el asfaltado sea “de la forma más adecuada y efectiva, para que sea duradero”. No sé si la palabra “asfaltado” es una aportación errónea del periodista o la cuestión sobre la que hablaba Antonio Lozano realmente, pero en mi opinión cuanto menos asfalto haya en calles como esa mejor.  Reivindiquen un modelo de barrio compatible con el vivir sin coches por calles como Almendros Aguilar, no reivindiquen una calle cómoda para el trasiego de coches. Hagan memoria y pidan mejoras en el sistema de mircrobuses que prometió Peñalver frente  a fomentar el tráfico. Y si de paso se animan a reivindicar lo mismo para Martínez Molina  conseguirían así un barrio encaminado a lo que intenta mostrarse, como un casco histórico, que hoy en día no existe.

Ya que parece que la ciudad va proponiendo cerrar al tráfico calle Campanas para evitar la degradación de la Catedral a ver si se animan a proteger también edificios como la Iglesia de la Merced o el Arco de San Lorenzo, reordenando el tráfico en todo el casco histórico;  fomentando peatonalizaciones, restricciones de tráfico y acabando con aparcamientos tan dolorosos como los que se ven aún delante de la Fuente Nueva y de la fachada de la Merced, y que dejan la imagen del Jaén antiguo en la misma época que cuando llegaron las primeras escaleras mecánicas a la ciudad de Jaén de la mano de Simago, si no me equivoco.

Las excusas de Valdivieso.

diciembre 5, 2009 § 3 comentarios

Por ahora ningún socialista que conozca o con el que haya intentado entablar un debate sobre el tranvía había sido capaz de reconocer que las catenarias  suponen un impacto visual, fíjense qué barbaridad la mía pensar en algo así, ninguno lo había reconocido. Ya podéis hablar con libertad socialistas de Jaén,  que Rosa Aguilar, vuestra rosa y puño en una, lo ha reconocido. ¡Uff, qué alivio eh! ¿A que os quedáis mejor?

Pues no, no debería de tranquilizar a cualquier persona que se dé cuenta que  la promesa pinta para muchos años y sólo abre una nueva guerra sobre cuándo se quitarán las horribles catenarias que pretenden plantar en las calles de Jaén. El cambio de catenarias a sin catenarias supone además en muchos casos un necesario cambio de maquinaria, ¿quién se cree que vayan a cambiarla sin que suponga un sobrecosto a pocos años de instalarla?  Pero es que además la argumentación sobre la falta de desarrollo de alternativas hecha por Valdivieso huele a una falta absoluta a la verdad. ¿Cómo que no hay una alternativa desarrollada al tranvía con catenarias? En Almería han anunciado un tranvía sin catenarias a bombo y platillo; Granada ha dejado bien claro que no va a permitir que en su centro histórico se cuelen los cables del tranvía  y en Sevilla aunque llevan ya 3 años incumpliéndolo han prometido que al cuarto lo van a hacer, van a eliminar las catenrias del tranvía.  ¿Por qué Sevilla, Almería y Granada tienen proyectados o aprobados la ausencia de catenarias y en Jaén dicen que no se ha desarrollado tecnología? ¿Y acaso CAF no presentó ya su nuevo sistema de tranvía sin catenarias hace meses para Zaragoza? ¿Acaso CAF no ha dicho que va a implantarlo en Sevilla?  ¿Acaso Alstom no lleva 6 años ya comprobando el éxito de su tranvía en Burdeos? ¿Acaso este sistema de Burdeos no se ha proyectado para muchas ciudades francesas que pretenden implantarlo?  ¿Es que Siemens y su AVENIO en Lisboa no es un sistema capaz de circular sin catenarias? ¿Acaso Bombardier no ha desarrollado tecnología suficiente como el sistema PRIMOVE que presentó hace ya casi un año? ¿Acaso esta empresa no ha dicho que piensa presentarlo a concurso para Granada? ¿El qué es lo que no han desarrollado estas empresas señor Valdivieso? Explíquese mejor porque no hay quien se trague eso de que no hay suficiente tecnología desarrollada, para otras ciudades sí que parece que hay.

Aunque  mi posición ante este proyecto de tranvía sea contraria , a estas alturas no tiene sentido pararlo ya, así que lo que toca es reclamar el mejor tranvía para Jaén y que menos daño haga con su implantación, que ya es demasiado lo que ha hecho. Ahora a los responsables del tongo tranviario les toca vender con boca bien grande que las catenarias serán provisionales.   La Junta mientras tanto pierde tiempo buscando excusas baratas para justificarle a los jiennenses el porqué de un tranvía a la antigua mientras el resto se apuntan a uno de primera. Jaén se sitúa a la cola  para no poder la costumbe socialista.

Fotografía: Tranvía sin catenarias de Alstom en Burdeos. Inaugurado en 2003.

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Arquitectura en Opinión personal.