Y porque Zapatero le deja.

julio 22, 2010 § Deja un comentario

Para que una mentira pueda acabar preocupando a alguien hacen falta dos agentes, el que miente y el que se lo cree. Según quiénes sean puede confirmarse esa preocupación o no. Si son el President de la Generalitat y el Presidente del Gobierno el espectáculo institucional está más que garantizado

En el caso del estatut de Cataluña y de su particular falta a la seriedad los mentirosos son los representantes de esa Cataluña institucional desangrada social y electoralmente, que siguen en su empeño por creer que es más importante que el TC les reconozca que Cataluña es lo que ellos quieren que sea  en vez de solucionar los problemas de los catalanes. Pero peor aún es el agente que se lo cree, porque le conviene la polémica para desviar atenciones, el gobierno de España. Suerte que Montilla no tenga nada mejor que plantar al gobierno que un pulso institucional en vez de un esfuerzo por bajar el paro y los impuestos o subir las pensiones.

Dice el President Montilla que tras la sentencia del TC se ha creado un daño, una  desconfianza de los catalanes hacia España, una desafección. A eso se le puede llamar de muchas maneras, yo lo llamo cinismo. ¿Es que acaso el TC no es también de los catalanes?  ¿Es que acaso este tribunal no ha preservado en sus sentencias los derechos constitucionales de los catalanes? ¿No tienen incluso representación por parte de partidos nacionalistas catalanes en clara falta de sintonía y de igualdad con otras regiones? ¿Es que acaso no es esta instancia la encargada de preservar los derechos de la autonomía catalana?  Durante estos años el TC ha declarado inconstitucionales numerosas leyes que afectan a parlamentos autonómicos y nadie ha caído en la desvergüenza de hablar de desafección de esa región hacia España, ni de la propia España contra el TC. Que lo digan aquellos que han caído incluso en la falta de reconocimiento al propio Tribunal roza una sublevación institucional al orden democrático.

El TC ha declarado inconstitucional la consulta de Ibarreche, la Reforma Laboral del ministro Aparicio de 2002 y hace tan solo unos meses ha frenado la destrucción del Cabanyal que promovía el Ayuntamiento de Valencia.  ¿Alguien ha caído en la barbaridad de hablar de desafección hacia España por las consecuencias judiciales de la intención de cometer una ilegalidad o aparente ilegalidad?. En Cataluña el único problema es la flagrante desafección de la sociedad hacia una clase política que ante cada chapuza se envuelven en dos banderas; el victimismo y la Senyera.

No sé qué cifra de abstención será necesaria en esa comunidad para que esa clase política se dé cuenta que Cataluña funciona a pesar de ellos.  Ellos sabrán a qué suena este ruido, pero está claro que el de Iznájar sabe que el nacionalismo le da más votos que el socialismo, aunque Bono se queje y porque ZP le deja.

Anuncios

Jo sóc espanyol…

julio 9, 2010 § 1 comentario

Hablaban de ruptura social, de quiebra de la convivencia, de guerra y de escándalo de primer orden si el TC ofendía a la dignidad de Cataluña tocando una coma del texto aprobado por el Parlamento y refrendado ante el pueblo catalán. Y al final lo que ha pasado ha sido que en Canaletas miles de barceloneses cantaban las glorias de la selección rojigualda y que el alcalde socialista de Barcelona pretende ofrecer la oportunidad a los catalanes de disfrutar del logro de España en Sudáfrica en plenas calles de Montjuïc.

Tal será la distancia que separa a la casta política de la propia sociedad catalana que el error de previsión ha sido tan evidente que no queda más que intentar frenar tanto “españolismo” a golpe de demostración de catalanismo mal entendido, de división, de odio, de egoísmo, de intolerancia; de nacionalismo, y cómo no, de utilizar la senyera y envolverse en ella.

Frente a la fiesta siempre quedarán los cabreados y orgullosos. España es una fiesta que se divierte hasta con un pulpo mientras los que  sacan pancartas a la calle no entienden por qué ponen banderas españolas en los balcones los que el día del referéndum de aprobación del estatuto de la nación que ya no es tal se fueron a la playa a pasar un día agradable. Es fácil de entenderlo señores nacionalistas. Pregúntele a Paul a ver qué elegirán hacer este fin de semana los catalanes, si irse de fiesta o de cabreo.

Llegará el día en que el de Iznájar nos explique por qué le parece mal que Cataluña cante estos días eso del …

“Jo sóc espanyol, espanyol, espanyol”

Echando un pulso a la Transición.

abril 20, 2010 § 1 comentario

Nuevo episodio de respeto a las instituciones del poder judicial de España. Los asistentes son los mismos en buena medida, solo cambian los acentos, una buena ristra de amigos del Derecho y la Justicia que manipulan la realidad para darse la razón, sí exacto, eso recuerda a una expresión españolísima.

Una más de este doble lenguaje que mueven en el PSOE que con una voz dicen respetar la Justicia y con otra tienen al PSC promoviendo ataques un día sí y otro también contra el Tribunal Constitucional y el Tribunal Supremo.  “No pasarán, ni con Estatut  ni con Garzón” se ha gritado en el paraninfo de la Universidad. Imprensentable. La labor del PSC por debilitar las principales instituciones del Estado es evidente, con la sonrisa cómplice y el apoyo de toda la izquierda española. Es más fácil mantener a un gobierno debilitado cuando de por sí todo el estado lo está.

En Barcelona un grupo de políticos y algunos ex fiscales han impartido hoy clases de derecho “político” procesal a la manera de Garzón. Ya saben aquello de que las resoluciones judiciales debían acompañar a la actualidad del momento en vez de a la ley, la cual estaba siempre abierta a la libre interpretación. Aquella soflama de portada de periódico que ayudara al Gobierno en su proceso de negociación con la ETA y que hoy algunos pretenden poner en práctica para “salvar” a Garzón de una supuesta persecución política de corruptos y fascistas; y eso que el juez es de izquierdas. La Justicia, para bien del sistema, no todos la entienden así.

En este acto de la Universidad de Barcelona no se ha hablado de los derechos constitucionales de los españoles ni de la igualdad de todos ante la ley; lo que sí había era una pancarta que decía “Los huesos del dictador también a la cuneta”. Esa frase define perfectamente lo que mueven a algunos en este tema;  una auténtica revancha. Esa pancarta promueve algo tan fascista y criminal como lo que critican y lo que pretenden juzgar, que a estas alturas es inútil. Y por suerte la Transición blindó la Justicia de rencores , “no pasarán” y fantasmas que hoy un grupo minoritario,  desde un sentimiento de odio,  intentan resucitar para revivir sentimientos que ellos solo conocen de oidas.

Con lo que nuestros abuelos han callado en estos años de democracia y con lo que han tenido que tragar… Déjense de guerras y respeten a la Justicia que hace ya mucho que un país entero se dejó  la sangre de todos en las tapias blancas de una nación en tragedia continua.

Gürtel.

abril 19, 2010 § 34 comentarios

Al final la duda de si Luis Bárcenas, ex tesorero del PP y suspendido de militancia, es o no Luis “El Cabrón”• no ha sido lo que le ha llevado fuera del Senado, sino su imputación.

Hace unos días una lectora o presunta lectora (que en estos temas no se puede dar por hecho ya nada) me animaba a dar mi opinión sobre el caso Gürtel. Sin maldad supongo, otro lector no sé por qué creía que no iba a querer. Nada de eso. Si precisamente algo caracteriza a aquellos que más nos identificamos con el PP es precisamente que podemos referirnos a la corrupción mostrando las manos limpias…  Aquellos que desde el PP no pueden hacer lo mismo saben que más tarde o más temprano se tendrán que ir. Y si de momento no pueden demostrarlo deberán , de un modo provisional, dejarlo.

Ese es el gran debate en torno cuándo un político debe abandonar su partido. En el PSOE curiosamente no tienen establecida una línea, no les importa mantener en militancia a un policía relacionado con “el chivatazo” o unos ministros que hayan pasado por la cárcel. En el PP eso no puede ser, y Aguirre es posiblemente quien mejor ejemplifica ese concepto de partido: un imputado en un caso tan mediático debe abandonar su cargo de manera natural. Es necesario para evitar el calvario pasado por personas como Camps, puesto en entredicho durante meses; o también para salvar la integridad de otros como Bono o Barberá, que deben seguir siendo respetados mientras los jueces no encuentren motivos contra ellos. Si se demostrara su inocencia serán aquellos quienes los han acusado los que merezcan ser castigados en política. ¿Recuerdan Bono y el PSOE lo que hicieron con Loyola de Palacio en el caso del Lino? Vergonzoso.

Finalmente Bárcenas lo deja, por la presión interna del PP , y Camps habrá que ver si finalmente un juez lo vuelve a imputar con la apertura de nuevo del caso de los trajes. Debería retirarse provisionalmente si eso ocurre. Se me pasa una duda por la cabeza también: ¿si el TC dice que no quiere intervenir en unas elecciones catalanas, qué hará el Supremo con Camps a pesar de las elecciones? Probablemente la Justicia no dará el freno , como debe ser; más criticable es que un Fiscal General reciba instrucciones directas de una vicepresidenta en rueda de prensa valorando una decisión judicial o que un periódico afín publique por entregas lo que le interesa de un secreto sumarial.

En este país la Justicia no funciona perfectamente, está muy politizada, pero por suerte un ciudadano cualquiera puede ser imputado y juzgado, incluso un senador o un diputado que cuentan de primeras con inmunidad parlamentaria. Es por eso que cada día me cuesta más entender el empecinamiento de algunos al defender a Garzón de los tribunales por sus presuntos delitos de prevaricación y cohecho. Imagino yo que la misma Justicia que decide sobre Gürtel será la que decida sobre Garzón. ¿Respetamos entonces la Justicia, o no?

Yo me adhiero al artículo 14 de la Constitución.

marzo 2, 2010 § 3 comentarios

Artículo 14. Constitución Española

Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Cuando a la progresía no le gusta la ley, saca una campaña para intentar saltársela.

No es nuevo y por eso no pilla de sorpresa ver a cierto sector de la izquierda montando un espectáculo para salvar un estatuto inconstitucional, reuniéndose en torno a una cárcel de Guadalajara para mostrar solidaridad con un delito o, como ahora, organizando manifiestos y actos para presionar a aquellos que deberán decidir sobre las causas pendientes del juez Garzón.

Al juez Baltasar Garzón se le atribuyen unos presuntos delitos bastante serios en su campo y por lo mediático de su persona no se puede ni mucho menos pasar por alto el supuesto incumplimiento de la ley, es que no es motivo para hacerlo.  La cuestión es ya más grave si entre las adhesiones no están simplemente personajes y muchos más personajillos, sino hasta instituciones. Imagino que llegado el día si la Justicia decide condenar por algo a Garzón, los representantes institucionales que se han adherido al manifiesto deberán de dar explicaciones sobre por qué se ha prestado el buen nombre de sus instituciones a una jugada política tan criticable como es poner en duda el sistema judicial.  En el manifiesto en cuestión no se clama por la inocencia de los delitos que se le imputan, sino que se defiende su supuesto buen hacer como pasaporte válido para la ¿inmunidad?;  y además se ataca a quienes lo han denunciado como si en un estado judicial eso fuera relevante.

Lo más evidente y llamativo es ver a la izquierda española, la progresía, volviendo a caer en un ejercicio de desigualdad ante la ley. Como si la posesión de la “verdad”  correspondiera a ese sector ideológico se muestran de nuevo empecinados en demostrar a la sociedad que lo que ellos hagan, decidan o defiendan tiene un halo de legitimidad superior a lo que puedan demandar o defender otros ciudadanos, e incluso un juez.

No lo siento y además me niego a adherirme a un manifiesto que no habla de Justicia,  que no la pide. Yo aún estoy esperando por parte de estos defensores de los valores democráticos un manifiesto en apoyo al juez Gómez de Liaño.

Yo sólo me adhiero al artículo 14 de la Constitución Española que señala que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley, iguales. No entiendo qué preocupación hay en la izquierda, si el juez ha sido justo y no ha incurrido en delito alguno seguirá dándonos noticias, alegrías y hasta escándalos. Pero me da a mí que estos piden para el juez otra cosa, no igualdad ante la ley precisamente.

Lo que está en juego no es la dignidad de Cataluña.

noviembre 26, 2009 § 1 comentario

No, no es la dignidad de Cataluña lo que está en juego, son los votos, y lo que no son los votos, del PSOE y los nacionalistas catalanes lo que hoy defienden enarbolando la señera y utilizando el sentir de pueblo catalán para defender la clase política que se han montado durante años a costa de los catalanes.

La editorial que han publicado los unidos medios de comunicación catalanes defendiendo el “Estatut”, y a los que se han unido partidos como el PSOE o CiU es otro capítulo más del pulso que ciertas fuerzas políticas están ejerciendo contra los organismos del propio Estado. ¿Qué es eso de que un TC no puede tumbar una ley aprobada en las Cortes? ¿Para qué está si no es para defender la Constitución? ¿Es que no se han tumbado leyes aprobadas en el Congreso y en parlamentos autonómicos a lo largo de más de treinta años de democracia? Ya son ganas de manipular al ciudadano con semejantes barbaridades populistas dignas de república bananera a la que aspiran convertir a Cataluña, y de paso a España.

El “Estatut” salió adelante con un vicio de mayorías, sin consenso,  con una promesa imposible de cumplir sin saltarse la legalidad, con el pasotismo generalizado de la mayoría de los catalanes que aquel día decidieron irse a la playa  y con las traiciones políticas de Zapatero a Más y Maragall al mismo tiempo. Es uno de esos escándalos políticos que con mirada histórica pasarán a la historia como la mayor chapuza del gobierno de Zapatero y serán recordados como la asquerosa permisividad del Estado  echándose a los brazos de sus enemigos.

No sabemos si el TC va a dejarse presionar y repetir la jugada de RUMASA, sería un nuevo escándalo,  su condena;  pero si le echa “valentía” y dice lo que sabe que tiene que decir se acabará finalmente con una situación insultante que ha mantenido a Cataluña en un limbo judicial y legislativo, con la complicidad del propio gobierno de la nación y de las fuerzas políticas catalanas, más preocupadas en este tema que en luchar por el bienestar de los ciudadanos.

Sólo los malhechores intentan frenar a la justicia, ¿a qué juegan entonces el Gobierno y los políticos catalanes con la editorial publicada hoy y las constantes referencias de los últimos días? No es la dignidad de Cataluña la que defienden, la que pasó del “Estatut” en su momento, sino el intento por salvar de la vergüenza absoluta a una clase política cada vez más alejada del ciudadano y cada vez más cerca del abismo de la normalidad política.

Sea lo que sea, lo que está en juego es la Dignidad del Tribunal Constitucional, y el PSOE actúa de una manera irresponsable participando en un pulso contra los que tienen que defender los derechos constitucionales de los españoles.

Rubalcaba, el que todo lo ve y todo lo oye

noviembre 18, 2009 § Deja un comentario

Hoy el ministro Rubalcaba ha tenido “uno de esos días” y ha perdido los papeles . Parece ser que en tiempos de Cuéntame y de memorias de guerras las canas a veces  nos juegan malas pasadas, como hoy al ministro más valorado del gobierno.

Los ha perdido tras haberle recordado desde las filas del PP sus malas artes antes con los GAL y ahora con los escándalos Faisán y SITEL. La memoria histórica es así, y esa misma mirada al pasado lo sitúa dentro de un gobierno que enterraba con cal viva a etarras y también a inocentes. Ellos lo negaron, siempre lo negaban todo, pero los juzgados y la historia les quitaron la razón y la vergüenza simplemente ya la habían perdido por el camino de la muerte y el terrorismo de estado.

Ante los nuevos escándalos la táctica es la misma, negarlo todo y acusar a la oposición de inventarse hechos para desgastar o derribar un gobierno. Lo cierto es que los etarras se escaparon por un chivatazo de la policía   y que de manera extraña las conversaciones privadas de dirigentes del PP salen en prensa día sí y día también. Lo más llamativo es que nadie se escandaliza ni se extraña ante estos sucesos, simplemente niegan la realidad, como con los GAL, claro.

Con esta situación y en sesión de control al gobierno la única salida del ministro es conducir a un diputado a un despacho, gritarle, insultarle y confirmarle  que “oye todo lo que dice y ve todo lo que hace”. Lo saben señor ministro, de eso lo acusan. ¿No se había dado cuenta?. De paso que nos cuente si lo hace con SITEL , una bola de cristal o persigue al señor Floriano por los medios de comunicación. Ahora puede negarlo, y lo hará claro, como siempre no esperábamos otra cosa. Eso sí, simplemente la cara de Bono llevándose a Rubalcaba , y la de González Pons saliendo de la sala con gesto de situación junto con el diputado Floriano,  ya dicen por sí solas bastante más de lo que puede intentar justificar el ministro ante un micrófono y periodistas que han sido testigos del talante del de Interior.

Al final cuando uno hace lo que no debe siempre lo acaban pillando; como pillaron al gobierno de González con los GAL, como pillaron el chivatazo a la ETA, como pillarán a los responsables de las escuchas a miembros del PP  y como han pillado hoy a Rubalcaba gritando y amenazando a un diputado de la oposición.

Ahora, como siempre, a negarlo todo y a seguir…

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Independencia Judicial en Opinión personal.