Un vicio legal y democrático.

octubre 3, 2009 § 2 comentarios

En mayo de 2007 el PP ganó las elecciones en Jaén capital y lo hizo casi arrasando. Se quedó, por el camino más corto, a 50 votos de un concejal que se le habría caído a IU y a pocos cientos de habérselo quitado al PSOE. El PP entonces habló de “pacto de perdedores”, “coaliciones de derrotados” y otras expresiones del estilo que se merecen todos aquellos que gobiernan sin ganar.

Yo soy de la opinión de que si alguien pretende pactar y cree que sus programas son compatibles que se alíen ante unos comicios o directamente que se cambie el sistema electoral y se favorezcan segundas vueltas. De esa manera probablemente los equipos serían menos monocolor con programas más ricos y debatidos; y una importante diversidad en las formas y maneras. Sinceramente, me parece que es una gran solución ante una posible radicalización de posturas. Y llegada una situación sin salida siempre cabrían mociones de censura internas que sirvan para oxigenar el poder. Pero claro, como en España parece que está prohibido el diferir dentro de un partido, y cualquier desencuentro se convierte en una crisis de partido que lo pone al borde del abismo, falta de liderazgos y bla bla, pues claro, esas cosas escuecen. Y no debe ser así.

Prefiero mil veces un sistema como ése a uno en el que un concejal o dos son quienes decidan qué programa se cumple en un municipio o quién debe ser el alcalde. Llevamos toda la vida viendo cómo en ayuntamientos y comunidades autónomas al final quienes tienen la llave son las fuerzas con menos representación. Es una legal manera de falsear la voluntad popular. Díganme sino si hay derecho que el ICA de La Carolina haya estado dos años diciendo que el programa del PSOE era de lo mejor y ahora se sienta descontento y diga que no, que lo suyo es el programa del PP, incluso contando con un concejal que ya no era del PP y que se había situado fuera del grupo municipal popular. No hay derecho a jugar así con las instituciones. Como no lo hay en Jaén, donde una coalición con cada vez menos fuerza como Izquierda Unida es la que ha decidido que el programa del PSOE debe ser el que se haga en Jaén. Luego nos sorprendemos con las polémicas, pero si es que hay que recordar que los ciudadanos votaron al programa del PP, y que el programa del PSOE no es comparable al de IU en la mayoría de sus puntos aunque nos dijeran un mes después de las elecciones que eran gemelos “clavaos”.

Primero fue Santiago Pontones donde un concejal del PP hizo mutis por el foro de su partido y él solito decidió con las urnas sin guardar que el PSOE debía gobernar gracias a su voto en blanco (PSOE habia ganado con mayoría simple) , luego fue Mengíbar donde el PSOE se vio fuera frente a una coalición de derrotados; moción de censura también en H. de Calatrava en pleno verano de 2008 que no prosperó; más cerca nos queda el caso de Mancha Real, donde el PP no ganó las elecciones y se atrevió a gobernar y con la misma facilidad que pactó se rompió el acuerdo (esas personas que negocian con el poder no merecen gran confianza). En Andújar el PA ha amenazado varias veces con decidir el futuro de la ciudad con el poder de un solo concejal a pesar de que el PP se quedó a 40 votos de la absoluta  y ahora le va a tocar a La Carolina, donde un único representante del pueblo ha sido “iluminado” para marcar los destinos del municipio. No sé yo qué haría si fuera Gallarín, pero deberá tener en cuenta que quien es capaz de traicionar a unos también será capaz de hacerlo con otros. Estoy seguro que los vecinos afectados por decisiones como el Plan Huertas o los defraudados por los proyectos prometidos verán la moción con grandes dosis de justicia, pero desde el punto de vista formal es terrible. Pero no todo es Jaén, polémicas mucho mayores y bastante más oscuras se han visto en lugares como Ronda o Vélez Málaga; por no hablar del caso de Córdoba y Rosa Aguilar o Sevilla.

No hay duda que en España hace falta cambiar la ley electoral y hacerlo en profundidad. Todo es “superlegal” aunque como demócrata me resulte un vicio con el que acabar si no queremos que finalmente sea otra cosa la que acabe con él.

Anuncios

Más que nunca, izquierda hundida

abril 23, 2009 § 3 comentarios

A Izquierda Unida es el transcurso de la historia, la modernidad y la cultura lo que la viene enterrando a lo largo y ancho de la democracia. Ni las disputas internas;  ni las diferencias entre el PCE y sus socios;  ni el olvido de la transición; ni la ley electoral.

Pero hay maneras de morir y maneras de morir. Una de ellas es con la dignidad de anteponer sus ideas a unas motivaciones económicas y de ofrecer unos ideales como alternativa a las políticas capitalistas. La otra es morir en la indignidad de haber caído en “el poder por el poder” y el “como sea”. No hay duda de que a día de hoy en la coalición triunfa lo segundo.

Si IU apostase por lo primero a estas horas no sólo habría abierto un expediente de expulsión a Rosa Aguilar, sino que ordenaría romper todos los pactos que comparte con el PSOE por la actitud de éste al ofrecer a Aguilar un cargo en el gobierno de Griñán. Pero no, IU se queda en una retahíla de sustantivos como: incomprensión, traición, trasfuguismo, abandono, incumplimiento… Pero a pesar de todo, a pesar de lo malos malísimos que son los del PSOE, parece que el poder en las muchas alcaldías bajo pacto  pesan más en las políticas de esta izquierda unida, hoy más izquierda hundida que nunca.

Aunque no dé pena ver al siglo XXI enterrar el comunismo en España, no me dirán que no produce tristeza este espectáculo. 

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Izquierda unida en Opinión personal.