Nos roban la A-32, pero menos.

agosto 24, 2010 § Deja un comentario

Pura campaña mediática.

Al final la A-32 no se salva del recorte de Fomento pero hay que intentar que los jiennenses  no lo vean así. De los tres tramos rescindidos se han comprometido a llevar a cabo uno de ellos, el de Úbeda-Torreperogil, pero ya está. Ni uno más se comenta. Si les vuelven a sobrar millones a lo mejor se acuerdan en el futuro de nosotros para acabarnos esa autovía que pinta que se va a convertir en uno de los proyectos inacabados que atenten contra la moral de una provincia olvidada, marginada y agraviada históricamente.

Y dice Griñán que es importante esta autovía porque sirve para unir Sevilla con Valencia. Como siempre, el interés de Jaén por delante de todo, claro. Por si alguien creía que el presidente de la Junta se plantó en Madrid defendiendo el derecho de la Sierra de Segura o La Loma a tener autovía para potenciar su desarrollo aquí tiene la respuesta.  Esa autovía que no afectaba a Andalucía, la que no salía “mal parada”  de los recortes a la hora de rescindir 3 tramos se convierte en una obra importante para Sevilla una vez que ahora que nos venden la reactivación de uno de los tramos rescindidos. Y Arenas sin aparecer por Úbeda, que me lo expliquen que no lo entiendo cómo se puede estar tan desamparado hasta por aquellos que tienen por trabajo el resaltar los errores y los fracasos de un gobierno.

Jaén, agraviada y olvidada, es víctima no solo de la indiferencia de los políticos propios y ajenos, sino también de aquellos que teniendo por trabajo el compromiso de alzar la voz callan con complicidad esperando siempre favores por debajo de la mesa. Quizás vosotros, los vendidos, seáis los más responsables, pues cuando habéis querido habéis llenado las calles de sus pueblos y ciudades para reivindicar con lazo verde lo que Jaén clamaba entre enaguas, y hoy, vendéis propaganda para que los poderosos, los jefes y vuestros amigos os sonrían por los servicios prestados.

Tenemos lo que nos merecemos, por eso en vez de robarnos 3 tramos licitados solo nos roban 2, y todos a sonreír y a agradecer a los socialistas porque se comprometan a robarnos solo 2 tramos de una autovía que sí que es una deuda histórica con Jaén.

El buen andaluz

julio 3, 2010 § 11 comentarios

Tradicionalmente las gentes que pueblan estas tierras del sur de España nos hemos permitido el hablar del estatuto de autonomía de Cataluña,  de la sanidad de Madrid, de los campos de golf de Murcia, de la actitud de Aragón con el trasvase, de los contratos en Valencia, del IVA en Canarias,  de la anchoas de Revilla o de lo que nos ha venido en gana;  pero de un tiempo a acá me llama la atención  la cerrazón y el catetismo en el que han caído gobernantes, dirigentes políticos e incluso algunos periodistas de la comunidad autónoma andaluza.

Resulta que dicen desde fuera que el PER tiene detrás un gran fraude y nos corresponde a nosotros hacer  como que no nos damos cuenta. Pues lo siento, yo sí me doy cuenta, habrá quien lo necesite y también hay mucho fraude y mucho voto preso relacionado con esta política de subsidios en los que el PER es el más famoso de todos ellos.  Según esta clase andalucista, que afecta a todos los partidos sin exclusión, no tienen derecho en extramuros a criticar el PER ni derecho a criticar cómo la Nación mantiene con su dinero, el de todos,  los índices demográficos en las zonas rurales del interior de la comunidad a base de subvenciones en vez de inversiones. No, tienen derecho al silencio, encima. Hay permiso de aduana en la frontera y ante cualquier crítica el “buen andaluz” se envuelve en la bandera a ver quién hace más homenaje con ello a padres de patrias y demás grandes argumentos económicos. Desde Arenas con su polémica con Monserrat Nebrera hasta el madrileño Griñán con el murciano Luis del Rivero.

Pues yo lo siento, pero no miro ni viejas historias mal contadas ni banderas poco explicadas. Si critican el PER que lo hagan y si Caja Granada quiere darse la mano con otras cajas de ahorro con las que se ve más solvente que en el proyecto andalucista pues que se dé la mano con ellas. Ya está bien de jugar a los estados taifas con el dinero de los demás, que esta autonomía ya ha roto muchas promesas como para que encima tengamos que enarbolar la bandera del fracaso como excusa. Una más, pero esta vez con la deuda ya pagada.

Gürtel.

abril 19, 2010 § 34 comentarios

Al final la duda de si Luis Bárcenas, ex tesorero del PP y suspendido de militancia, es o no Luis “El Cabrón”• no ha sido lo que le ha llevado fuera del Senado, sino su imputación.

Hace unos días una lectora o presunta lectora (que en estos temas no se puede dar por hecho ya nada) me animaba a dar mi opinión sobre el caso Gürtel. Sin maldad supongo, otro lector no sé por qué creía que no iba a querer. Nada de eso. Si precisamente algo caracteriza a aquellos que más nos identificamos con el PP es precisamente que podemos referirnos a la corrupción mostrando las manos limpias…  Aquellos que desde el PP no pueden hacer lo mismo saben que más tarde o más temprano se tendrán que ir. Y si de momento no pueden demostrarlo deberán , de un modo provisional, dejarlo.

Ese es el gran debate en torno cuándo un político debe abandonar su partido. En el PSOE curiosamente no tienen establecida una línea, no les importa mantener en militancia a un policía relacionado con “el chivatazo” o unos ministros que hayan pasado por la cárcel. En el PP eso no puede ser, y Aguirre es posiblemente quien mejor ejemplifica ese concepto de partido: un imputado en un caso tan mediático debe abandonar su cargo de manera natural. Es necesario para evitar el calvario pasado por personas como Camps, puesto en entredicho durante meses; o también para salvar la integridad de otros como Bono o Barberá, que deben seguir siendo respetados mientras los jueces no encuentren motivos contra ellos. Si se demostrara su inocencia serán aquellos quienes los han acusado los que merezcan ser castigados en política. ¿Recuerdan Bono y el PSOE lo que hicieron con Loyola de Palacio en el caso del Lino? Vergonzoso.

Finalmente Bárcenas lo deja, por la presión interna del PP , y Camps habrá que ver si finalmente un juez lo vuelve a imputar con la apertura de nuevo del caso de los trajes. Debería retirarse provisionalmente si eso ocurre. Se me pasa una duda por la cabeza también: ¿si el TC dice que no quiere intervenir en unas elecciones catalanas, qué hará el Supremo con Camps a pesar de las elecciones? Probablemente la Justicia no dará el freno , como debe ser; más criticable es que un Fiscal General reciba instrucciones directas de una vicepresidenta en rueda de prensa valorando una decisión judicial o que un periódico afín publique por entregas lo que le interesa de un secreto sumarial.

En este país la Justicia no funciona perfectamente, está muy politizada, pero por suerte un ciudadano cualquiera puede ser imputado y juzgado, incluso un senador o un diputado que cuentan de primeras con inmunidad parlamentaria. Es por eso que cada día me cuesta más entender el empecinamiento de algunos al defender a Garzón de los tribunales por sus presuntos delitos de prevaricación y cohecho. Imagino yo que la misma Justicia que decide sobre Gürtel será la que decida sobre Garzón. ¿Respetamos entonces la Justicia, o no?

Arquitectura y la mala crítica política.

marzo 8, 2010 § Deja un comentario

En muchas ocasiones las propuestas de los arquitectos, por lo que nos afectan,  entran en el debate político sin necesidad y sobre todo sin razón.

Resulta llamativo ver que a veces en política se cae en paupérrimos argumentos que eclipsan los auténticos razonamientos con los que se pueden criticar los proyectos arquitectónicos, que son criticables siempre, y con ello se enturbia algo más el debate sobre la ciudad.  Casos a montones de mala crítica los hay;  porque de microcirugía cerebral poca gente entiende pero de arquitectura y urbanismo somos doctores todos,  desde el quiosquero del barrio hasta el propio cirujano. Un error desde mi opinión es el creer ver algo malo o “cutre” en lo que simplemente no se entiende. Incluso suele ocurrir que los mismos arquitectos que son aplaudidos por la misma gente con diferentes proyectos, pasan de ser “gente sin gusto que no respeta nada” a “originales creadores de espacios” en menos que canta un gallo. Ese es el debate a evitar.

Esa mala política cae erroneamente en la personificación del profesional y su obra con el proyecto urbano o de ciudad del partido gobernante. ¿Que se hace sin esa intención? Puede ser, pero ello no evita el inmenso error que parece y que queda de cara a la galería, y a esos mismos arquitectos. Y es que ligar a estas alturas una Arquitectura a una ideología es descabellado. Ocurrió, pero de aquello hace ya bastantes años y coincidió con el exilio de los artistas y arquitectos de la Bauhaus tras los modernos años 20 y principio de los 30. Las ideas y proyectos de ciudad tienen distintas personalidades, propuestas,  puntos de vista, claro, pero no se pueden asemejar con un proyecto político de partido, porque no es algo real. La idea de ciudad que tienen los arquitectos en este Jaén de Peñalver es la misma que tenían bajo los gobiernos del PP, y mejorando;   y es por ello que los proyectos y decisiones de los profesionales van por la misma línea. Igual son otros los que han cambiado de línea y ya no apoyan lo que antes se apoyaba y se vendía durante doce años de buen hacer: peatonalizaciones, supresión de plazas de aparcamiento e imagen de modernidad y amabilidad tanto en el casco histórico como en las zonas de expansión.

Todo aquello que no sea elección o imposición de nuestros gobernantes se debe mantener al margen de la crítica política o se arriesga a quedar como un argumento simple. Y no, no es cuestión de gustos. Un profesor de la Escuela de Arquitectura de Granada solía contar una anécdota en torno al profesor arquitecto don Leopoldo Torres Balbás cuando un alumno en clase le hizo alusión al famoso dicho de “sobre gustos no hay nada escrito” para justificar un mal proyecto, éste le respondió: “Sí que lo hay, pero hay que leerlo”

Yo me adhiero al artículo 14 de la Constitución.

marzo 2, 2010 § 3 comentarios

Artículo 14. Constitución Española

Los españoles son iguales ante la Ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social.

Cuando a la progresía no le gusta la ley, saca una campaña para intentar saltársela.

No es nuevo y por eso no pilla de sorpresa ver a cierto sector de la izquierda montando un espectáculo para salvar un estatuto inconstitucional, reuniéndose en torno a una cárcel de Guadalajara para mostrar solidaridad con un delito o, como ahora, organizando manifiestos y actos para presionar a aquellos que deberán decidir sobre las causas pendientes del juez Garzón.

Al juez Baltasar Garzón se le atribuyen unos presuntos delitos bastante serios en su campo y por lo mediático de su persona no se puede ni mucho menos pasar por alto el supuesto incumplimiento de la ley, es que no es motivo para hacerlo.  La cuestión es ya más grave si entre las adhesiones no están simplemente personajes y muchos más personajillos, sino hasta instituciones. Imagino que llegado el día si la Justicia decide condenar por algo a Garzón, los representantes institucionales que se han adherido al manifiesto deberán de dar explicaciones sobre por qué se ha prestado el buen nombre de sus instituciones a una jugada política tan criticable como es poner en duda el sistema judicial.  En el manifiesto en cuestión no se clama por la inocencia de los delitos que se le imputan, sino que se defiende su supuesto buen hacer como pasaporte válido para la ¿inmunidad?;  y además se ataca a quienes lo han denunciado como si en un estado judicial eso fuera relevante.

Lo más evidente y llamativo es ver a la izquierda española, la progresía, volviendo a caer en un ejercicio de desigualdad ante la ley. Como si la posesión de la “verdad”  correspondiera a ese sector ideológico se muestran de nuevo empecinados en demostrar a la sociedad que lo que ellos hagan, decidan o defiendan tiene un halo de legitimidad superior a lo que puedan demandar o defender otros ciudadanos, e incluso un juez.

No lo siento y además me niego a adherirme a un manifiesto que no habla de Justicia,  que no la pide. Yo aún estoy esperando por parte de estos defensores de los valores democráticos un manifiesto en apoyo al juez Gómez de Liaño.

Yo sólo me adhiero al artículo 14 de la Constitución Española que señala que todos los ciudadanos somos iguales ante la ley, iguales. No entiendo qué preocupación hay en la izquierda, si el juez ha sido justo y no ha incurrido en delito alguno seguirá dándonos noticias, alegrías y hasta escándalos. Pero me da a mí que estos piden para el juez otra cosa, no igualdad ante la ley precisamente.

Cuando faltan argumentos, sobran las palabras.

diciembre 13, 2009 § Deja un comentario

El teatro sindical del fin de semana se resume en una foto.

Si alguien conoce a un parado que se lustre sus zapatos con limpiabotas que no lo busque entre los más de 4 millones de personas que ayer, de nuevo, le dieron la espalda a estos sindicatos que defienden a un gobierno por delante de a una clase trabajadora o mejor dicho, parada. ¿Cuántos nuevos limpiabotas habrá creado esta crisis? ¿Quién saca provecho de ellos? Pues eso.

Mientras  tanto el país seguirá mirándoles con indiferencia desde las ventanas y hasta los adolescentes los criticarán desde el Congreso de los Diputados. Es la punta de un iceberg llamado  “Esperpento” que flota a la deriva en un mar de subvenciones a cargo de todos los españoles: los trabajadores y los parados.

Foto: portada ABC.

Unos ríen pero Hermann Tertsch está en un hospital.

diciembre 8, 2009 § 5 comentarios

La democracia no advierte de su salud a través de la libertad  de la que hace uso un  servidor de su patrón, sino de la que goza aquel que desde la independencia dice lo que piensa. Un periodista tan crítico como es Hermann Tertsch (Hermann Tertsch del Valle-Lersundi) tiene amigos enormes y acérrimos enemigos. Del respeto a personas como esta nos habla la libertad y nos cuenta la democracia.

Tertsch siempre ha estado en la polémica, es su personalidad, aunque es cierto que en los últimos días esta trataba sobre la utilización de su persona  por parte de Wyoming y su programa de la Sexta. En aquel programa, haciendo uso Wyoming de su libertad de reírse,  crearon al monstruo de Hermann que hablaba de toda la gente a la que le gustaría cargarse: ministros, pacifistas… Entre risas y risas crearon a su monstruo, la polémica,  y despertaron malas conciencias enfermas. Sin querer seguramente o es lo que quiero creer, pero Hermann se dio cuenta de lo negativo y por eso mismo lo denunció. Un día después ha recibido una brutal paliza cuando estaba tranquilamente en el centro de Madrid; por la espalda, como los cobardes al servicio de las causas inmorales. Y que conste que no quiero establecer una relación entre los sucesos, pero tampoco se puede ignorar que el odio que tienen contra este señor  y otros muchos está agitado siempre desde otras esferas.

Mientras algunos se plantean acrecentar odios, reirse desde la ideología, despertar fantasmas, legislar en lo que divide, despreciar ideas , promover “antis” y levantar cordones sanitarios contra los que piensan distinto; mientras todo eso ocurre,hoy un símbolo del poder comunicativo se recupera de la agresión de un intolerante que seguro que cree haber hecho un favor a  las libertades en este país cuando le ha intentado poner una mordaza a la democracia.

Muchos serán los que apoyen a Hermann y los que le defiendan y se solidaricen; para pena de este país estoy seguro que muchos otros miran ya con el rabillo del ojo hacia temas más interesantes. Los mismos hipócritas que ven más ataque a su libertad en que el obispo de una religión que no profesan les hable del pecado que en que un malnacido se tome licencia que otorgan sólo las repúblicas bananeras y los regímenes totalitarios de meterle una paliza a un periodista crítico con un gobierno y con unas ideas, aun siendo éstas las de una escueta mayoría.

El destierro de esas  ideas que unos mesías del progresismo intentan extinguir empieza con esto, con el destierro de los que alzan la voz. Hermann Tertsch ha sido el primero, ahora que sigan riéndose.

foto: obtenida de Hazteoir.org

¿Dónde estoy?

Actualmente estás explorando la categoría Medios de Comunicación en Opinión personal.